Jun 09

Mascarillas para la piel.

Para obtener buenos dividendos de una máscara, debes ponértela y permanecer, si es posible, en reposo, acostada, en silencio, con los pies en alto, por lo menos durante unos 15 ó 20 minutos.

Recetas para preparar en casa .Si tienes espinillas que no se pueden extraer con facilidad, aflójalas con una pasta de miel de abejas, avena y clara de huevo batida: date un masaje con ella durante 10 minutos. Retírala con agua tibia.

Cuando hay granitos, calienta un poco de miel y extiéndela sobre la tez, date golpecitos suaves y rápidos.

Una sensación de calor indicará que la sangre acude a la superficie, purificando la piel. Quítatela, primero con agua tibia y después enjuaga el rostro con abundante agua fría.

¿Tienes los poros dilatados?

Mezcla sal con yogur para hacer una pasta con la cual darte un masaje, no muy fuerte, en las partes afectadas del cutis, la espalda… masajea suavemente, pero con firmeza. Deja penetrar la mezcla, mantenla unos minutos y quítala con agua tibia. Repite el procedimiento varias veces a la semana, hasta que notes la mejoría.

 

Recurre al «peeling» casero para barrer la capa de piel muerta que a todos se nos forma en la superficie.

Procede así: hazte una máscara de puré de fruta bomba (su fermento natural se «come» los desperdicios de la piel), déjala puesta 20 minutos, y enjuágate con agua del tiempo.

 

La piel amarillenta, sin vida, mejora y blanquea usando una máscara de yogur, que se deja sobre la piel todo el tiempo que una quiera, aunque sin tomar sol.

 

Para contrarrestar la sequedad y suavizar la epidermis utiliza un puré de platanito amasado con aceite, es inmejorable. Y otros suavizantes activos se obtienen mezclando, a partes iguales, platanito y fruta bomba, o platanito y aguacate o platanito y miel. Estas unturas grasas se retiran con agua tibia.

 

Nutre la piel muy seca con una combinación de miel y aceite. Pon ¼ de taza de miel en una cazuelita, a fuego mediano, hasta que se clarifique, e incorpore 1 cucharada de aceite; revuelve muy bien y cuando se haya enfriado lo suficiente, espárcela por la cara y enjuaga con agua tibia.

 

También puedes utilizar el zumo de la sábila. Claro, siempre y cuando no seas alérgica a esta planta.

 

Como habrás podido apreciar, hay muchas y variadas recetas de máscaras caseras. Elije la que convenga a tu caso particular. Y lo mejor de todo: con ingredientes que tienes a mano en el hogar.

 

¿Tienes el rostro de piel mixta? Es decir, una parte de tu cara con la piel grasienta y otra seca. Si es así, prepárate una máscara con un solo elemento: un huevo. La parte de la piel grasienta la cubres con la clara batida para recoger el exceso de grasa y suavizar la piel; y la parte seca con la yema de huevo que es muy nutritiva.

 

Todos estos consejos los he tomado de la Revista Mujeres, y son muy útiles y necesarios, sobre todo ahora que se acerca el verano y nos exponemos al sol.

1 comentario

    • topacio on 21 junio, 2016 at 3:28 pm
    • Responder

    Util, importante, necesario, consejos de belleza

Deja un comentario

Your email address will not be published.