Abr 19

Cuida tus manos

Muchas veces te quejas de no tener tiempo para ir a la peluquería, especialmente, a la manicure. De acuerdo, las horas están mucho más ocupadas y las tareas actuales se multiplican. Pero… si  semanalmente le dedicas media hora a tus manos, verás los buenos resultados.

 

Incluye por supuesto, una dieta rica en productos que garanticen una alimentación variada.

 

Rutina necesaria:

Sigue una dieta rica en vitaminas A, B2, C, D, si tus uñas son frágiles y se parten fácilmente.

 

Dales un baño de aceite caliente por lo menos tres veces a la semana. La constancia dice la última palabra.

 

Si por tu trabajo el esmalte no resiste mucho en tus uñas, elije un tono lo más clarito posible, así se ven menos «las saltaduras».

 

Estudia la forma de las uñas antes de aplicar el esmalte. Si tienes la fortuna de poseerlas almendradas u ovales, puedes dejar libre, sin esmalte, la media luna. Si son chatas o redondas, no uses nunca esmalte llamativo y procura al limarlas darles la forma oval, y cúbrelas completamente de esmalte para que parezcan más largas.

 

Nutrir, nutrir, nutrir, es la base de la belleza de las manos y de las uñas.

 

Por la noche usa una crema o un poquito de aceite con agua de rosas.

 

Cada vez que te laves las manos sécalas bien. Y si por tu trabajo tienes que mantenerlas húmedas más del tiempo normal, debes insistir en la nutrición de la piel.

 

Un baño diario con vinagre tibio fortalece tus uñas si son débiles.

 

Déjalas respirar de cuando en cuando. Es decir: sin esmalte durante algunos días cada cierto tiempo…

 

Y por último haz gimnasia. Si, gimnasia especial. Las manos perezosas hazlas girar moviendo las muñecas.

 

Si están rojas, sumérgelas en agua calentita y luego toca el piano en el aire. Si tienen manchas del sol, una crema simple a base de lanolina hará milagros.

 

No lo hagas:

Usar instrumentos de metal para el cuidado de las uñas, especialmente para limpiarlas.

 

Limarlas después de remojarlas, hazlo en seco.

 

Usar un esmalte muy brillante si las manos son toscas o rojizas.

 

Dejar las manos húmedas. Descuidar las heriditas en la base de las uñas, hay que desinfectarlas enseguida con agua oxigenada y otro desinfectante líquido.

 

Ponerse a trabajar (escribir a máquina, cocinar, etc.) inmediatamente después de hacerse la manicure.

 

Cortar con las tijeras las pequeñas callosidades de los dedos.

 

Convierte en hábito estas sencillas acciones. Resultado: unas manos bonitas y uñas bien fuertes y atractivas.

 

Uñas pintadas

Después de quitar los restos de esmalte viejo, límalas procurando no afilarlas demasiado para que no se te doblen.

 

Lávate bien las manos con agua tibia y jabón y con el palito de naranjo echa hacia atrás la cutícula; si es débil basta esto; si es fuerte recorta procurando no lastimar el borde.

 

Con una pizca de algodón envuelto en el palito de naranjo limpia el borde de la cutícula y debajo de la uña para eliminar la piel muerta.

 

Lávate de nuevo las manos y sécalas bien. Si queda algún pellejito endurecido, vulgarmente llamado padrastro, sácalo con un seguro tirón de pinzas y desinfecta con agua oxigenada, yodo o acetona.

 

Con las uñas bien secas aplica una base de esmalte sin color, muy ligera, y deja secar.

 

Es el momento de poner el color, inicia siempre con una pincelada amplia y centrada y cubre bien lateralmente.

 

Cuando las uñas están perfectamente secas aplica una capa de brillo transparente. Así el esmalte se conservará mejor.

 

Cuatro ejercicios:

Para afinar los dedos, apoya la mano sobre la mesa y levanta, uno a uno, todos los dedos sin mover la mano. Repite con la otra.

 

Otro ejercicio: date un masaje desde la punta de los dedos hasta la base y luego dedo por dedo les das un tironcito como si quisieras alargarlos.

 

Para avivar la circulación: apoya los codos sobre la mesa, rodea la mano apoyando los dedos sobre la muñeca y balancea la mano hacia adelante y hacia atrás. Alterna el movimiento con ambas manos.

 

Y para finalizar, hazte un masaje como si te calzases guantes un poco estrechos desde la punta de los dedos hasta la muñeca con movimientos sostenidos.

Deja un comentario

Your email address will not be published.